martes, 16 de octubre de 2012

Donde nadie te encuentre / Alicia Giménez Bartlett

La novela de Alicia Giménez Bartlett nos cuenta la vida de Teresa Pla Meseguer o Florencio Pla Meseguer, conocida/o como La Pastora, personaje que existió de verdad.
Estamos en los años 50, concretamente en el año 1956. En plena posguerra, en una España sombría, diezmada y paupérrima, todavía sobreviven algunos maquis. La guardia civil lleva a cabo una implacable caza de algunas cuadrillas de maquis en la zona del Maestrazgo y Els Ports (provincia de Castellón). En esta zona, uno de los maquis más perseguidos es La Pastora. Nadie sabe dónde está, su figura se ha convertido en leyenda: se le acusa de veintinueve crímenes, subversión política y bandidaje.

 Lucien Nourissier, un psiquiatra francés que está haciendo una tesis doctoral sobre la tipología de una clase de delincuentes que poseen un perfil psicopatológico, lee un artículo de un periodista español que habla sobre un maquis e inmediatamente queda subyugado por lo que lee:”un ser cruel y despiadado, de sexo dudoso, solitario, capaz de sobrevivir en la montaña y de esquivar a sus innumerables perseguidores hasta el punto de hallarse libre aún…” Concierta una cita con el periodista, Calos Infante, y viaja hasta Barcelona para reunirse con él. Lo que Nourissier quiere es que Infante le ayude a encontrar a La Pastora para entrevistarle.

Después de unas iniciales reticencias, subsanadas por el ofrecimiento de una generosa cantidad de dinero, Infante acepta y empieza el periplo de esta pareja por los pueblos del Maestrazgo intentando recabar información sobre el paradero de La Pastora.

 La novela está estructurada en dos partes bien diferenciadas que se van intercalando: una, nos cuenta las peripecias de la pareja Nourissier e Infante en busca de La Pastora, y otra, el relato que la propia Pastora hace de su vida – se sobreentiende que a estos dos-.
Al elegir esta estructura, la autora renuncia a la intriga principal – saber si al final van a encontrar a La Pastora o no, aunque mantiene una intriga alrededor de los protagonistas de ficción (Nourissier e Infante) que termina en un final que no acaba de cuajar (Infante no se merece ese final).

Y es en la parte de la narración de la pareja Nourissier e Infante donde la novela se tambalea. Las aventuras de Nourissier/Infante se hacen repetitivas, pesadas. En todos los capítulos pasa lo mismo: mientras que el francés se dedica a pasar el tiempo (repasando sus notas y dando paseos por cada pueblo en el que se hospedan), el español va de un lado a otro intentando encontrar algún contacto (cuando lo encuentran, narración de cómo fue el asalto al mas donde participó La Pastora, informes policiales…)
Discusiones entre Nourissier e Infante. La autora ha creado dos personajes contrapuestos: el cándido e idealista Nourissier y el cínico Infante. A mi modo de ver, Giménez Bartlett se ha excedido a la hora de perfilar estos personajes, sobre todo en la figura del francés. Algunas reacciones de Nourissier ante lo que va viendo y conociendo de esos pueblos resultan chocantes: se sorprende de la actitud desconfiada de los lugareños, de los olores, etc: “En Francia los pueblos huelen a pan recién hecho desde el amanecer", aún cuando Infante le expeta en una ocasión: ¡Usted ya sabía lo que está sucediendo en España, deje de comportarse como si todo rozara su finísima piel!

Pero donde realmente esta novela merece la pena es en los episodios donde La Pastora, a modo de monólogo, narra su vida. Sobrecoge la vida de La Pastora.

En la nota aclaratoria del libro, Bartlett escribe: Todos los episodios que narra el personaje de La Pastora en su monólogo pertenecen a su biografía real. Del mismo modo, los hechos de otras partes de la novela donde éste interviene son también auténticos. La autora se ha basado en el libro del periodista José Calvo “La Pastora. Del monte al mito”. Quizás sería mejor leer el libro de José Calvo para conocer a La Pastora y obviar esta novela.
Este es un libro que habla sobre el maquis (sin idealizaciones), pero también es un libro que habla sobre la abrumadora soledad de un ser humano, que, debido a su peculiaridad física, fue apartado, excluido de la sociedad.

En la nota final de esta novela se dice que a Florencio Pla Meseguer, alias “La Pastora” lo incineraron el 2 de enero de 2004 en la Pirámide del Jardín del Recuerdo del Cementerio Municipal de Valencia.
Pero, curioseando por Internet encontré información que lo desmiente: “La Pastora, un ser humano cuyos restos descansan, no en esa Pirámide del Jardín del Recuerdo del cementerio de Valencia como se afirma en la nota final, sino en un lugar “donde nadie te encuentre”, título de la novela que, en este caso, le hace justicia a la realidad.
Como colofón a esta reseña, decir que la fotografía que aparece en la portada del libro no es la de La Pastora. Incluyo las dos únicas fotografías que se conocen de él.

2 comentarios:

  1. Vaya, qué interesante!!
    Me lo apunto, no lo conocía =)

    Besotes

    ResponderEliminar

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...